fbpx

Chatbots jurídicos: Una alternativa a la interacción abogado- cliente

Con el crecimiento del e-commerce y la demanda por soluciones rápidas pero efectivas al momento de solicitar un servicio, se ha incrementado la utilización de Chatbots en distintas industrias. Desde bancos hasta aerolíneas han incorporado estos elementos a sus páginas web, buscando generar un acercamiento sencillo e inmediato con sus potenciales clientes. Así pues, al ver esta herramienta popularizarse en el campo del comercio de bienes y servicios llega la pregunta: ¿Podemos implementar chat-bots en los servicios jurídicos? O mejor aún, ¿nos interesa utilizar chat-bots jurídicos?

Para empezar, cabe mencionar que un chat-bot es un programa que simula una conversación humana, caracterizado por la implementación de inteligencia artificial que le permite contestar preguntas más allá de unas respuestas automatizadas, aprendiendo en cierta medida el comportamiento de los usuarios y permitiendo programar un entendimiento complejo del lenguaje del público. Uno de los chatbots más conocidos es Siri, el encargado de resolver las dudas de los usuarios de Apple o en su defecto, remitirlos a un buscador para encontrar la respuesta que necesitan. Frente a Siri, llama la atención que una particularidad de este chat-bot es precisamente su evidencia de la inteligencia detrás de la app final que recibimos los usuarios, siendo capaz de contestar una infinidad de preguntas que van desde “¿cuál será el clima para hoy?” hasta preguntas sobre sí mismo, como “¿Cuánto pesas?”, dejando entrever que la tecnología utilizada en los chatbots tiene distintos niveles de complejidad dependiendo de su programación y de la información con la que se le dote, es decir, así como hay chatbots que se limitan a memorizar una lista de productos, también se podrían programar para atender dudas legales en derecho penal o de familia, dándole una codificación más rica e incorporando saberes más profundos a su base de datos.

De esta manera, pensar en traer los chatbots al ámbito jurídico pone en evidencia su viabilidad y utilidad para el ejercicio del derecho, permitiéndonos como abogados aproximarnos a clientes de manera sencilla, rápida y económica, aprovechando el crecimiento propio de la era digital. Por medio de la incorporación de esta expresión del LegalTech en el ejercicio del derecho es posible realizar labores que normalmente estarían mediadas por un agotamiento de recursos elementales como el tiempo, pues con la implementación de chatbots se pueden realizar distintas tareas como recopilar datos básicos de un potencial cliente, agendar reuniones, explicar como utilizar determinado servicio, generar documentos como contratos o tutelas digitales, o incluso brindar asesorías breves de manera más sencilla.

Por otro lado, al tratarse de una atención al cliente desligada en principio de la interacción con un profesional en derecho, resulta útil porque amplía las oportunidades de hacer negocio, al dirigirse al consumidor que necesita una atención pronta, sencilla y agradable para cualquiera, especialmente para aquellas personas que se sienten ajenas a la práctica legal y ven la solicitud de servicios jurídicos como una última instancia, debido a sus costos, demoras e incluso por la tradicional connotación negativa que tiene acudir a un abogado.

También, es relevante mencionar que el uso del chatbots en el campo jurídico no es una fantasía distante en el futuro, sino una realidad que hoy en día es sinónimo de éxito. De hecho, plataformas como DoNotPay en Estados Unidos, llamado por muchos como el primer “abogado-robot”, o Law Guide en Singapur, han demostrado la potencialidad económica que tiene este acercamiento a los servicios jurídicos. Así, en el caso de DoNotPay, su fundador, Joshua Browder, llegó con su aplicación a la lista de ‘30 under 30’ de Forbes y tiene proyectos para expandirse en Europa; y en el caso de Law Guide, la plataforma ha presentado un considerable crecimiento desde su fundación en 2016, llegando a 10000 visitas por semana y posicionándose como el portal de información legal en línea más seguido y de más rápido crecimiento en Singapur.

Así, sabiendo que la innovación es parte del presente, debemos ser conscientes de que como prestadores de servicios legales somos como el derecho mismo: un reflejo de nuestro tiempo; lo cual, debe llevar a cuestionarnos sobre cómo mejorar los servicios que prestamos por medio de estas herramientas que llegan de la mano de la revolución digital, brindándonos alternativas simplificadas y asequibles para llegar a nuevos clientes, que como el resto del mundo, buscan satisfacer sus necesidades de siempre, pero no como siempre.

Compartir esto...
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario